¿Qué es el comportamiento pasivo-agresivo?

Los comportamientos pasivo-agresivos son aquellos que implican actuar indirectamente agresivos en lugar de directamente agresivos. Las personas pasivo-agresivas exhiben regularmente resistencia a las solicitudes o demandas de la familia y otras personas, a menudo procrastinando, expresando mal humor o actuando obstinadamente.

inteligenciaemocional24.com / Nusha Ashjaee

Ejemplos de

El comportamiento pasivo-agresivo puede manifestarse de diferentes formas. Por ejemplo, una persona puede inventar excusas repetidamente para evitar a ciertas personas como una forma de expresar su disgusto o enojo hacia esas personas.

En los casos en los que la persona pasivo-agresiva está enojada, puede afirmar repetidamente que no está enojada o que está bien, incluso cuando aparentemente está furiosa y no está bien. Al negar lo que sienten y negarse a ser emocionalmente abiertos, están cerrando la comunicación y se niegan a discutir el tema.

Procrastinar deliberadamente es otra característica del comportamiento pasivo-agresivo. Cuando se enfrentan a tareas que no quieren hacer o citas que no desean cumplir, el individuo pasivo-agresivo arrastrará los pies.

Si se les ha pedido que completen una tarea en el trabajo, la pospondrán hasta el último segundo. Incluso pueden entregarlo tarde para castigar a la persona que asignó la tarea.

Causas

Los comportamientos pasivo-agresivos pueden tener graves consecuencias en las relaciones entre las personas en la familia, los romances e incluso en el lugar de trabajo. Entonces, ¿por qué este comportamiento a menudo destructivo es tan común? Hay algunas cosas que pueden contribuir a la prevalencia de la agresión pasiva.

  • Educación: Algunos sugieren que el comportamiento pasivo-agresivo puede provenir de haber sido criado en un ambiente donde la expresión directa de emociones fue desalentada o no permitida. Las personas pueden sentir que no pueden expresar sus sentimientos reales de manera más abierta, por lo que pueden encontrar formas de canalizar pasivamente su ira o frustración.
  • Características situacionales: La situación también influye en el comportamiento pasivo-agresivo. Cuando se encuentra en una situación en la que las demostraciones de agresión no son socialmente aceptables, como en una función empresarial o familiar, es posible que se sienta más inclinado a responder de manera encubierta cuando alguien lo enoja.
  • Tomando el camino fácil: Ser asertivo y emocionalmente abierto no siempre es fácil. Cuando defenderse es difícil o incluso aterrador, la agresión pasiva puede parecer una forma más fácil de lidiar con sus emociones sin tener que confrontar la fuente de su enojo.

Como hacer frente

Entonces, ¿qué puede hacer cuando se enfrenta a un amigo, compañero de trabajo o incluso a una pareja romántica que se involucra con regularidad en la agresión pasiva? El primer paso es reconocer los signos de tal comportamiento. Malhumorado, cumplidos ambiguos, procrastinación, retraimiento y negativa a comunicarse son todos signos de agresión pasiva.

Cuando la otra persona comience a actuar de esa manera, trate de controlar su enojo. En su lugar, señale los sentimientos de la otra persona de una manera que no juzgue, pero que sea objetiva. Si está tratando con un niño que está claramente molesto por tener que hacer las tareas del hogar: “Parece estar enojado conmigo por pedirle que limpie su habitación”.

La realidad es que la gente suele negar su enfado de todos modos. En este punto, es una buena idea dar un paso atrás y darles tiempo para trabajar con estos sentimientos.

Reconociendo sus comportamientos

A menudo es más fácil reconocer la agresividad pasiva en los demás, pero ¿qué pasa si eres tú quien se involucra en estos patrones de comportamiento? Trate de dar un paso atrás y observe su propio comportamiento con un ojo imparcial.

  • ¿Te encuentras a menudo enfurruñado cuando no estás contento con otra persona?
  • ¿Evita a las personas con las que está molesto?
  • ¿Alguna vez dejas de hablar con la gente cuando estás enojado con ellos?
  • ¿Dejas de hacer las cosas como una forma de castigar a los demás?
  • ¿Utiliza a veces el sarcasmo para evitar entablar conversaciones significativas?

Si siente que el comportamiento pasivo-agresivo está dañando sus relaciones, hay pasos que puede tomar para cambiar la forma en que se relaciona con los demás. A continuación, se muestran algunas formas de abordar su comportamiento.

  • Mejora tu autoconciencia. Las acciones pasivo-agresivas a veces surgen de no tener una buena comprensión de por qué está molesto o qué siente. Empiece a prestar atención a lo que está sucediendo a medida que reacciona ante diferentes personas y situaciones.
  • Date tiempo para hacer cambios. Reconocer sus propios comportamientos es un buen primer paso hacia el cambio, pero alterar sus patrones y reacciones puede llevar algún tiempo.
  • Practica expresarte. Comprender sus emociones y aprender a expresar sus sentimientos de manera adecuada es un paso importante para poner fin a las conductas pasivo-agresivas. El conflicto es una parte inevitable de la vida, pero saber cómo hacer valer sus sentimientos de manera efectiva puede resultar en mejores resoluciones.

Una palabra de inteligenciaemocional24.com

El comportamiento pasivo-agresivo puede ser destructivo, pero es probable que todos respondamos de esa manera en ocasiones. Al comprender qué causa tales acciones y cómo lidiar con ellas, no solo puede abordarlas con las personas en su vida, sino también minimizar el daño potencial a sus relaciones.

Hola, Para acabar. Muchas gracias por hacer clic en inteligenciaemocional24.com, así mismo te aconsejamos ver las entradas qué se asemejan al contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba