Las cinco etapas del duelo

Cuando perdemos a un ser querido, el dolor que experimentamos puede resultar insoportable. Es comprensible que el dolor sea complicado y, a veces, nos preguntamos si el dolor terminará alguna vez. Pasamos por una variedad de experiencias emocionales como ira, confusión y tristeza.

Ilustración de Emily Roberts, inteligenciaemocional24.com

Las 5 etapas del duelo

Una teoría desarrollada por la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross sugiere que pasamos por cinco etapas distintas de duelo después de la pérdida de un ser querido: negación, ira, negociación, depresión y finalmente aceptación.

Negación

La primera etapa de esta teoría, la negación nos ayuda a minimizar el dolor abrumador de la pérdida. A medida que procesamos la realidad de nuestra pérdida, también intentamos sobrevivir al dolor emocional. Puede ser difícil creer que hayamos perdido a una persona importante en nuestras vidas, especialmente cuando acabamos de hablar con esta persona la semana anterior o incluso el día anterior.

Nuestra realidad ha cambiado por completo en este momento de pérdida. Nuestras mentes pueden tardar algún tiempo en adaptarse a esta nueva realidad. Estamos reflexionando sobre las experiencias que hemos compartido con la persona que perdimos, y es posible que nos encontremos preguntándonos cómo seguir adelante en la vida sin esta persona.

Esta es mucha información para explorar y muchas imágenes dolorosas para procesar. La negación intenta ralentizar este proceso y llevarnos a través de él paso a paso, en lugar de arriesgarnos a sentirnos abrumados por nuestras emociones.

La negación no es solo un intento de fingir que la pérdida no existe. También estamos tratando de absorber y comprender lo que está sucediendo.

Ira

Es común experimentar enojo después de la pérdida de un ser querido. Estamos tratando de adaptarnos a una nueva realidad y es probable que estemos experimentando un malestar emocional extremo. Hay tanto que procesar que la ira puede parecer que nos permite una salida emocional.

Tenga en cuenta que la ira no requiere que seamos muy vulnerables. Sin embargo, tiende a ser más aceptable socialmente que admitir que tenemos miedo. La ira nos permite expresar emociones con menos miedo al juicio o al rechazo.

Desafortunadamente, la ira tiende a ser lo primero que sentimos cuando comenzamos a liberar emociones relacionadas con la pérdida. Esto puede hacer que se sienta aislado en su experiencia y que los demás lo perciban como inaccesible en momentos en los que podríamos beneficiarnos de la comodidad, la conexión y la tranquilidad.

Negociación

Al lidiar con una pérdida, no es inusual sentirse tan desesperado que esté dispuesto a hacer casi cualquier cosa para aliviar o minimizar el dolor. La pérdida de un ser querido puede hacer que consideremos cualquier forma en que podamos evitar el dolor actual o el dolor que anticipamos por la pérdida. Hay muchas formas en las que podemos intentar negociar.

La negociación puede venir en una variedad de promesas que incluyen:

  • “Dios, si puedes curar a esta persona, cambiaré mi vida”.
  • “Prometo ser mejor si dejas vivir a esta persona”.
  • “Nunca más me enojaré si puedes evitar que muera o me deje”.

Cuando comienza la negociación, a menudo dirigimos nuestras solicitudes a un poder superior, o algo más grande que nosotros que puede influir en un resultado diferente. Hay una aguda conciencia de nuestra humanidad en estos momentos en los que nos damos cuenta de que no hay nada que podamos hacer para influir en el cambio o en un mejor resultado final.

Este sentimiento de impotencia puede hacer que reaccionemos en protesta mediante la negociación, lo que nos da una sensación percibida de control sobre algo que se siente tan fuera de control. Mientras negociamos, también tendemos a centrarnos en nuestras faltas o arrepentimientos personales. Podríamos mirar hacia atrás en nuestras interacciones con la persona que estamos perdiendo y notar todas las veces que nos sentimos desconectados o que le causamos dolor.

Es común recordar momentos en los que pudimos haber dicho cosas que no queríamos decir y desearíamos poder volver atrás y comportarnos de manera diferente. También tendemos a hacer la suposición drástica de que si las cosas se hubieran desarrollado de manera diferente, no estaríamos en un lugar tan doloroso emocionalmente en nuestras vidas.

Depresión

Durante nuestra experiencia de procesar el dolor, llega un momento en que nuestra imaginación se calma y poco a poco comenzamos a mirar la realidad de nuestra situación actual. La negociación ya no se siente como una opción y nos enfrentamos a lo que está sucediendo.

Comenzamos a sentir la pérdida de nuestro ser querido de manera más abundante. A medida que nuestro pánico comienza a disminuir, la niebla emocional comienza a despejarse y la pérdida se siente más presente e inevitable.

En esos momentos, tendemos a tirar hacia adentro a medida que crece la tristeza. Es posible que nos encontremos retrocediendo, siendo menos sociables y acercándonos menos a los demás sobre lo que estamos pasando. Aunque esta es una etapa de duelo muy natural, lidiar con la depresión después de la pérdida de un ser querido puede ser extremadamente aislado.

Aceptación

Cuando llegamos a un lugar de aceptación, no es que ya no sintamos el dolor de la pérdida. Sin embargo, ya no nos resistimos a la realidad de nuestra situación y no luchamos para que sea algo diferente.

La tristeza y el arrepentimiento aún pueden estar presentes en esta fase, pero es menos probable que estén presentes las tácticas de supervivencia emocional de negación, negociación e ira.

Tipos de duelo

Al considerar las cinco etapas del duelo, es importante tener en cuenta que las personas sufren de manera diferente y usted puede o no pasar por cada una de estas etapas, o experimentar cada una de ellas en orden. Las líneas de estas etapas a menudo son borrosas: podemos pasar de una etapa a otra y posiblemente regresar antes de pasar por completo a una nueva etapa.

Además, no se sugiere un período de tiempo específico para ninguna de estas etapas. Alguien puede experimentar las etapas con bastante rapidez, como en cuestión de semanas, donde otra persona puede tardar meses o incluso años en pasar a un lugar de aceptación. El tiempo que le tome pasar por estas etapas es perfectamente normal.

Su dolor es único para usted, su relación con la persona que perdió es única y el procesamiento emocional puede sentirse diferente para cada persona. Es aceptable que se tome el tiempo que necesite y elimine cualquier expectativa de cómo debería comportarse mientras procesa su dolor.

Modelos adicionales

Aunque las cinco etapas del duelo desarrolladas por Elisabeth Kübler-Ross se consideran uno de los modelos de duelo y duelo más fácilmente reconocibles, también hay otros modelos de duelo que deben tenerse en cuenta.

Cada modelo o teoría trabaja para explicar los patrones de cómo se puede percibir y procesar el duelo. Los investigadores sobre el duelo y el duelo esperan utilizar estos modelos para brindar comprensión a quienes están sufriendo por la pérdida de un ser querido, así como para ofrecer información que pueda ayudar a quienes tienen profesiones curativas a brindar atención eficaz a quienes necesitan orientación informada.

Teoría del apego y duelo

El legendario psicólogo John Bowlby centró su trabajo en investigar el vínculo emocional entre padres e hijos.Desde su perspectiva, estas primeras experiencias de apego con personas importantes en nuestras vidas, como los cuidadores, ayudan a moldear nuestro sentido de seguridad y conexiones.

El psiquiatra británico Colin Murray Parkes desarrolló un modelo de duelo basado en la teoría del apego de Bowlby, lo que sugiere que hay cuatro fases de duelo cuando se experimenta la pérdida de un ser querido:

  • Choque y entumecimiento: La pérdida en esta fase se siente imposible de aceptar. Más estrechamente relacionado con la etapa de negación de Kübler-Ross, nos sentimos abrumados cuando intentamos hacer frente a nuestras emociones. Parkes sugiere que también se experimenta angustia física en esta fase, lo que puede provocar síntomas somáticos (físicos).
  • Anhelo y búsqueda: A medida que procesamos la pérdida en esta fase, es posible que comencemos a buscar consuelo para llenar el vacío que dejó nuestro ser querido. Podemos intentar hacerlo reviviendo recuerdos a través de imágenes y buscando señales de la persona para sentirnos conectados con ellos. En esta fase, nos preocupamos mucho por la persona que hemos perdido.
  • Desesperación y desorganización: Es posible que nos encontremos cuestionando y sintiéndonos enojados en esta fase. Darnos cuenta de que nuestro ser querido no regresará se siente real, y podemos tener dificultades para comprender o encontrar esperanza en nuestro futuro. Es posible que nos sintamos un poco sin rumbo en esta fase y nos alejamos de los demás a medida que procesamos nuestro dolor.
  • Reorganización y recuperación: En esta fase, nos sentimos más esperanzados de que nuestros corazones y mentes puedan ser restaurados. Al igual que con la etapa de aceptación de Kübler-Ross, la tristeza o el anhelo por nuestro ser querido no desaparece. Sin embargo, avanzamos hacia la curación y la reconexión con otros en busca de apoyo, encontrando pequeñas formas de restablecer algo de normalidad en nuestra vida diaria.

Cómo ayudar cuando otros están sufriendo

Puede ser muy difícil saber qué decir o hacer cuando alguien que ha experimentado una pérdida. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para ofrecer comodidad, pero a veces nuestros mejores esfuerzos pueden parecer inadecuados e inútiles.

A continuación, se incluyen algunos consejos para tener en cuenta:

  • Evite rescatar o arreglar. Recuerde, la persona que está en duelo no necesita ser reparada. En un intento por ayudar, podemos ofrecer comentarios alentadores, esperanzadores o incluso humor, para tratar de aliviar su dolor. Aunque la intención es buena, este enfoque puede hacer que las personas se sientan como si su dolor no fuera visto, escuchado o válido.
  • No lo fuerces. Es posible que deseemos desesperadamente ayudar y que la persona se sienta mejor, por lo que creemos que empujarlos a hablar y procesar sus emociones antes de que estén realmente listos los ayudará más rápido. Esto no es necesariamente cierto y, de hecho, puede ser un obstáculo para su curación.
  • Hágase accesible. Ofrezca un espacio para que la gente sufra. Esto le permite a la persona saber que estamos disponibles cuando esté lista. Podemos invitarlos a hablar con nosotros, pero recuerde brindar comprensión y validación si aún no están listos. Recuérdales que estás ahí y que no duden en acudir a ti.

Una palabra de inteligenciaemocional24.com

Es importante recordar que todo el mundo afronta la pérdida de forma diferente. Si bien es posible que experimente las cinco etapas del duelo, también puede resultarle difícil clasificar sus sentimientos en cualquiera de las etapas. Tenga paciencia consigo mismo y con sus sentimientos al lidiar con la pérdida.

Tómese un tiempo para procesar todas sus emociones y, cuando esté listo para hablar sobre sus experiencias con sus seres queridos o con un profesional de la salud, hágalo. Si está apoyando a alguien que ha perdido a un ser querido, recuerde que no necesita hacer nada específico, pero déjele espacio para hablar de ello cuando esté listo.

Para finalizar. Muchas gracias por visitar a inteligenciaemocional24.com, así mismo te sugerimos entrar las siguientes entradas qué son relacionados al contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba